Asociación Amigos del Puente de Aoiz

EL PUENTE (antes)

El Puente de Aoiz es de claro sabor medieval, realzado por el perfil de lomo de asno y calzada estrecha. Algunos autores lo califican como de los “más importantes puentes medievales de Navarra”, con sus cuatro arcos desiguales de medio punto, labrado originalmente en “estilo románico en los siglos XI o XII”. La cita más antigua la encontramos a mediados del siglo XIV. El puente de entrada no recibe más nombre específico que el de la propia villa. Seguramente era el único. El término “Bidelepu” no hace referencia expresa al nombre del puente, sino al tramo fluvial donde se levantaba.
El puente permitía el acceso al término de Auzola y a los montes y pueblos al margen izquierdo del rio Irati. Era paso de las cañadas de ganado que venían desde Arizcuren y Rala a través del puerto de Areta. Su camino llegaba hasta Ayechu, Arce e Irati. Fue también un paso importante de pantanadas de madera suelta que bajaba por el rio.
El puente de Aoiz ha recibido numerosas reparaciones a través de los tiempos. En la Guerra de la Independencia (1808-1814) fue derribado el segundo arco sustituyéndose de forma provisional por traviesas de madera, reparándose definitivamente en 1832. Durante la Tercera Guerra Carlista (1872-1876) los carlistas acosaron desde “La Cañonera” produciendo daños en el puente. En 1899 se realizó un extenso programa de arreglos. En reparaciones modernas se ha empleado ladrillo hueco, bloque de hormigón, cemento, mediante encofrado, etc.

EL PUENTE (después)

En el año 2006 presentaba importantes acumulaciones de vegetación parásita, el pretil ha sido fruto de numerosas reparaciones, su altura es escasa, vegetación dañando seriamente los tajamares, pavimentación con diversas capas de mortero, etc. Es por ello, que en junio de 2006 se convoca concurso para la redacción del proyecto de restauración del puente de Aoiz, procediendo a su adjudicación.
Pero no será hasta la primavera de 2010 (cuatro años después de su redacción) cuando gracias al empeño personal de D. Francisco Javier Oyarzun Celaya (Presidente de la Asociación Amigos del Puente de Aoiz) se acometen las obras de “Restauración del Puente de Aoiz y Adecuación de su Entorno”. Dirigidas por los arquitectos redactores del proyecto y ejecutadas por empresas especializadas, las mismas comienzan en julio. Se realiza la restauración del puente, iluminación artística del mismo, la urbanización del entorno, pavimentación de los viales, reconstrucción del sendero peatonal que desciende del aparcamiento junto a la iglesia resuelto con escalones, desbroce de las riberas y márgenes del rio, restauración del muro que contiene el jardín de la iglesia, saneado y recalce de la cimentación de la cabecera de la iglesia, iluminación de su presbiterio, canalización de aguas pluviales, iluminación de los recorridos, modernización de las redes e instalaciones en toda la zona, etc. La iluminación quiere destacar los dos elementos construidos de mayor valor patrimonial del pueblo de Aoiz: el puente y la iglesia parroquial.
Durante el desmontado del muro de la iglesia, se pone al descubierto parte de antiguos enterramientos. Esto produce un retraso importante en el devenir de las obras, al no poder ejecutarse parte de las mismas hasta la exhumación definitiva por parte del equipo de arqueólogos.
Después de todo lo mencionado anteriormente las obras finalizan en febrero de 2011, procediéndose a su inauguración oficial el 19 de marzo en presencia de los habitantes y las autoridades locales con la bendición del párroco de nuestro pueblo.
Lo que la Asociación persigue es que dichas obras del fantástico puente de Aoiz no queden en el olvido. Que las mismas sirvan para acrecentar el sentimiento patrimonial de sus habitantes. La existencia del puente va ligada a otras actividades de la vida económica y social que discurre a su vera: la conducción de agua para el molino, el paso de las almadías de madera, la trashumancia de ganado, los baños veraniegos, la pesca, la caza, la comunicación con el otro lado del rio, su pueblos y sus gentes, o el simple paseo. Que esto redunde en el cuidado y mantenimiento que se le dé, al puente y su entorno. La restauración del puente significa la puesta en valor de este rico patrimonio.

Siglo I a IV

La Villa de Aoiz tiene sus orígenes entre los siglos I al IV.
En el año 924, el califa Abd al- Rahman III y su ejército venidos desde Lumbier por la margen derecha del río Irati, arrasaron la población de Aoiz, continuando su destrucción por otras aldeas próximas.

Siglo IX a XIV

A finales del siglo IX se construye en la margen izquierda del río Irati, a la altura del puente medieval, un pequeño monasterio: San Salvador de Zalurribar, que fue el primer centro religioso de todo el término.
Debido al aumento de población, se levantó la iglesia de San Miguel, en la otra margen del río Irati en el mismo pueblo de Aoiz. Poco a poco, este monasterio fue perdiendo importancia. En el año 1883 aparece como ermita.
Hoy en día ya no queda vestigio alguno.

Se cree que el puente de Aoiz se construyó en el siglo XI o XII, aunque la cita más antigua que hace referencia al puente la tenemos a mediados del siglo XIV, después de que la Peste Negra asolara Europa.

Siglo XV a XVII

La firma de la paz que se firmó en 1479 entre agramonteses y beaumonteses, en la Ermita de San Román, supuso para el pueblo de Aoiz y sus habitantes la obtención del título de Buena Villa, el derecho a celebrar mercado todos los primeros jueves de mes, y asiento en Cortes así como la exención de servidumbre entre otros privilegios. El escudo de Aoiz tiene su origen en esta fecha.
Históricamente, la cañada real navarra mas importante por su longitud de 135 km. era la de transcurría entre Milagro hasta el Valle de Aezkoa cruzando navarra desde el norte hasta el oeste . Atravesaba entre otras localidades el pueblo de Aoiz, cruzando su puente y pasando por en medio de la Villa.

Siglo XVII hasta la actualidad

Históricamente, la cañada real navarra más importante por su longitud de 135 km. era la de transcurría entre Milagro hasta el Valle de Aezkoa cruzando navarra desde el norte hasta el oeste. Atravesaba entre otras localidades el pueblo de Aoiz, cruzando su puente y pasando por en medio de la Villa.
Desde del siglo XVII el río Irati sirvió también para trasportar las maderas desde los bosques pirenaicos hasta el Ebro.

Caro Baroja constata el paso por Aoiz de almadías que contaban con troncos de abetos y robles del Irati. El trayecto más largo que realizaron estos troncos vía fluvial fue hasta Tortosa (Tarragona), y de ahí por el Mediterráneo hasta Cartagena (Murcia), en cuyos astilleros se estaba construyendo la Real Armada.
La crecida de los ríos ocasionaba graves destrozos en los puentes y las reparaciones debían ser atendidas no sólo por los vecinos de Aoiz, sino por todas aquellas localidades de su alrededor que lo utilizarán.

El puente también servía de paso para los bandidos y asesinos que lo atravesaban para huir después de sus fechorías. De ahí el dicho “matar y a Francia”.
Una anécdota sucedida en su calzada fue el asalto a la diligencia que subía a Roncesvalles.
Es muy posible que un ramal del Camino de Santiago pasara por Aoiz, y más concretamente, a través del puente. Son muchos los datos que lo confirman.
Cruzando el puente, aguas abajo existe una zona de piedras más o menos lisas, llamada “La Losa” que hasta hace pocos años se utilizaba para el baño y juegos en el río Irati.